Solo fachada

solo_fachada
Paseando por Santiago, a dos pasos del centro financiero, dominado por la imponente mole del Santander, me doy de bruces con un palacio de piedra caliza de reminiscencias italianas. A lo lejos llama la atención la blancura de su fachada, sus delicados balcones de hierro forjado, sus ventanas esbeltas redondeadas en su cima. Sin embargo, al levantar la mirada, los ojos echan de menos el tejado y al acercarme un poco más y asomarme a una de sus ventanas carente de cristales, solo puedo contemplar un solar donde se amontona todo tipo de chatarra. En una esquina una pareja de ancianos de piel curtida se protege del calor a la sombra de una esplendorosa buganvilla. Dicen que un terremoto derribó la estructura interior hecha de madera y adobe. Al alejarme me doy la vuelta, presa de un brusco sentimiento de pérdida y detrás de la ventana más alta, situada encima del portón de entrada, el azul del cielo borra de golpe todos los sonidos de cristales opacos y estallados que a menudo rechinan en mi cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s