Sobrevolando los Andes

avion11Los Andes, vistos desde la ventanilla del avión, parecen creados por un dios harto de cansancio, violento e irascible, enloquecido por los efectos de potentes hongos alucinógenos. Centenares de picos asaltan sin descanso un sol al rojo vivo, lanzas afiladas y dentelladas siempre vencidas por los vientos helados de la Antártida. Las humildes figuras de barro del Museo Precolombino de Santiago, se arrastran por mi cabeza sobreponiéndose al paisaje inhumano. Sobreviven con la muerte en bandolera. Unas fumando hierba con ojos lineales. Otras mascando coca, carrillos descarnados inflamados de hojas enquistadas y ojos que no ven abiertos como platos.

4 pensamientos en “Sobrevolando los Andes

  1. Anne, espero que hayas visto más que los picos nevados lanzándose en picada en tu mirada y las figuras de barro regálandose ante ti de mil formas.

    Me gustó tu pagina, te felicito por ella, la versatilidad de tu pluma y dominio de nuestro idioma.

    • Patricia, le agradezco el cumplido. Me temo que mi visión de los Andes y de América del Sur sea muy superficial. Solo he estado dos veces. Mes y medio en total, muy poco tiempo, tiempo para fijarse en pequeños detalles. Una pena.
      Un saludo.

    • Sansballes, bien sûr que si, j´ai connu un couple de chiliens qui m´ont invitée à de nombreux Pisco Sour (j´adore!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s