08.06.09 Hacienda Zuleta

Amanecer Son las seis de la mañana. Amanece en la hacienda Zuleta situada al norte de Quito, cercana a Colombia. Descorro las cortinas. Unas nubes bajas se agazapan en los flancos frondosos del volcán apagado. Abro la ventana , huele a pradera salpicada de musgo. A estiércol. A flores cerradas y frías. Imantada por la belleza del paisaje, me visto apresuradamente. Abro la puerta. Una corriente de aire la cierra .Los pasos retumban sobre los adoquines de piedra del patio de la hacienda. Suenan a leyendas, a espíritus de muertos o vivos confundidos en la niebla. 

Caballos

Franqueo el portalón de entrada, una manada de caballos blancos y grises pasan a mi lado en un silencio quedo. Los zapatos se hunden en la hierba cada vez mas esponjosa. Empujo una cancela.

Opio

 La cancela de un huerto. Un huerto de ensueño. Se alinean en perfecto orden, coles, remolachas, alcachofas y lechugas. Un camino rectilíneo lo separa en dos. Rosales antiguos de capullos pequeños y perfumados lo bordean. Unas flores de opio de belleza nacarada crecen salvajes entre las espinas. Levanto la mirada de las hortalizas al cielo. Y miro. Hasta perder el aliento.

Montaña

 Un cóndor vuela, veloz, envuelto en una corriente. Ebria de belleza me crecen alas. Sobrevuelo valles, laderas empinadas donde bajan riachuelos cristalinos. El agua sabe a cal. Unas llamas descansan a la sombra de los eucaliptus mientras pastan unas vacas negras y lustrosas.

Vaca

 He vuelto a Quito. Rodeada de edificios y de ruido, sigo sobrevolando la hacienda Zuleta, al son de mis zapatos golpeando los adoquines. No he mascado hojas de coca, ni tampoco tomado ningún opiáceo. Sin embargo una extraña exaltación me nubla la razón. Un flechazo quizá. Amargo y dulce. Apasionado. Inolvidable.

patio

6 pensamientos en “08.06.09 Hacienda Zuleta

  1. Disfruta del paisaje y la estancia. Yo tuve un amor español que murió en Quito. Era bailadora de flamenco y hacía giras por el mundo. La telaraña del destino siempre jugando con los sentimientos humanos.
    Al margen de este extraño recuerdo, que tal vez debí evitar, te deseo que disfrutes al máximo y que fotografíes algún cóndor al vuelo.

    Charles Aznavour

    • Gracias Eduard, eres un encanto. Disfruto del viaje, he venido a asistir a una boda con un grupo de amigos y nos reimos mucho. No tengo tiempo para escribir (soy muy lenta y necesito concentrarme). Para compensar he colgado fotos bastante malas por cierto.
      Un abrazo
      PS: En cuanto a la foto del condor, cuando regrese a Madrid te mandaré una hecha en las Torres del Paine, Patagonia Chilena.

  2. Mi querida Anne, espero con ansia noticias de Galápagos, que me acerquen tanto a las islas como ahora me acercaste a Zuleta…

    • Mi querida María, la única pena que tengo de mi visita a Galápogas es la de no haberte tenido por guía.
      Un beso muy fuerte y gracias por todo. Nos lo hemos pasado fenomenal.

  3. ¿Malas? ¿Son malas esas fotos? Te felicito entonces por hacer unas fotos tan malas. A ver si algún día las hago yo tan malas como tu.
    Felicidades, Anne. La casualidad de una amapola blanca me ha traido hasta aquí, pero creo que con ello has ganado un lector más. Me han gustado los textos que he leído.

    Un saludo.

    • Pepemillas, si te tengo que ser sincera no me acordaba de esta entrada…pero si de la maravillosa Hacienda Zuleta a la que mis fotos no hacen justicia.
      Gracias por pasar y dejar un comentario.
      Un cordial saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s