¿Susana estás en la luna o qué?

foto niña

Tirada encima de la cama me lio un porro. ¡Qué coño! por los diecisiete me regalo unas pellas. Cuando avisan del instituto, papá, detrás de la puerta, siempre chapada, me dice, que le preocupo. ¡Y una leche! Entre el curro y la novia, una tía de la edad de la hermana mayor que nunca tuve, no para en casa. Esta encoñado. Desde que la guarra esta, vive en casa con nosotros, mejor dicho con él, me tapo los oídos para no oírlos follando por la noche. Menuda puta. Así la llama mi madre a todas horas. Mis padres jugando al ping pong en la Wii. Y yo de pelota rebotando de piso a piso, de viernes a viernes, porque me toca. Jorobada por el peso de la mochila hasta arriba de ropa sucia al ir a casa de mamá y limpia al volver. ¡Mamá, otra que se pasa un huevo! Desde que vive sola se viste como yo. Camisetas enanas. Reventadas de grasa. Faldas al ras del culo. Caído. ¿Y eso para qué? Para ligar con el primero que se le cruza. Ella cree que no me doy cuenta -¿Susana estás en la luna o qué?- Mama nunca me llamó Susana a secas. El hecho es que de pequeña cuando me preguntaban cómo me llamaba, respondía-¿Susana estás en la luna o qué?- La verdad es que lo estaba. La luna mola mucho más que una casa con broncas y portazos.

Después de unos cuantos petas, tengo la cabeza más pallá que pacá pero todavía veo mi luna de enana. Era amarilla y suave rodeada de estrellas. Como no había gravedad, podía saltar, hacer piruetas súper chulas, envuelta en cintas de colores. Hasta el triple salto mortal me salía de película. No fallaba nunca, caía siempre de pie, como las gimnastas de las olimpiadas. Los aplausos vibraban en el aire puro y azul. Aspiraba hondo y vuelta a empezar hasta que terminaran las peleas de los padres. Cuando tenía seis años le hice un dibujo a mamá de mi luna para el día de la madre. Lo tiene enmarcado. Cuando lo mira, se le corren las capas de rímel en su careto de payasa. Se pone en plan babosa chupona. Le chillo que ya no soy su niña. Se encoge en el sillón, la melena de pincho roja aplastada y me deja en paz. Menos mal que no sabe como es mi luna, ahora. Le daría un chungo. El cielo es rojo y amarillo, como los bordes de los canutos cuando los aspiro con fuerza, el suelo es de carbón igualito que mi habitación chapada a prueba de bombas. El aire espeso de humo huele a vertedero. Un muñeco de nieve negro de hollín me hace muecas desdentadas. Mudo. Y yo me asfixio despacio a su lado, en silencio, sin chillar, tranquila por un rato.

 

7 pensamientos en “¿Susana estás en la luna o qué?

  1. ¡Seamos serios Anne! ¿A quien pretende impresionar? ¿A sus hijos quinceañeros? Si es así, seguro que lo ha conseguido. Hágase un favor, vuelva a ser usted.
    Un saludo.

    • Ricardo, cuestión de ampliar un registro de voces. Un reto para mí mucho más complicado que seguir mi propia voz. Considere mi blog como una probeta de ensayo donde una aprendiz de bruja hace experimentos.
      Un saludo.
      Anne

  2. Ya has vuelto de tu fantástico viaje? Y con energías renovadas! Me ha encantado el relato.
    ¿Puedo hacerte un comentario? pallá y pacá deberían tener acento en la segunda a, para que se lean correctamente acemtuadas.

    • Fanou, he vuelto muy contenta y cansada. Te agradezco el comentario sobre los acentos, estoy en continua pelea con ellos.

  3. Un lujazo volver a tenerte cerca. Y una condecoración por aceptar los comentarios de un amigo con tal talante por parte de ambos.
    Estás hecha toda una dama.
    Yo estoy a pocos días de un retiro. Os echaré de menos, seguro.

    Loco Datar

    • El lujazo es recíproco. Solo encontraré consuelo si tu retiro es solo temporal. Y no demasiado prolongado.
      Tu amiga bloguera
      Anne

  4. Te repliqué el comentario en mi blog, una nimia justificación para saberte asomando a mi balcón. Me gustó mucho tu comentario. Creo, que es el coment más honesto que recibí en la red, en un día que el vaso basaba, en el momento más adecuado.
    Este tipo de comunicaciones nos ofrece esta opción: Darle la brasa a un amigo sin que pueda hacer absolutamente nada por defenderse. Al final, me leerás.

    Moi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s