Elucubraciones veraniegas (1)

 FERMANVILLE VERANO09 011

La ventana se divide en dos hojas de cristal cargado de nubes./
Seis cuarterones, tres en cada hoja, parcelan el cielo./
La durmiente recién pintada, reposa sobre el alfeizar,/
verde de musgo, amarillo de liquen./

Mi abuela los días de tormenta, se santiguaba. Al rezar,/
murmuraba: Amén./
Amén, aparte de rimar con liquen,/
era mi abuela comprimida en una palabra,/  
saquito de huesos sepultado a tres metros bajo tierra./

En la tierra, al lado de la ventana, crece su rosal,/
flores  enredadas en el cerco, inodoras, detrás del cristal./

2 comentarios en “Elucubraciones veraniegas (1)

  1. Dear Anne… Qué hermoso lugar el de tu remembranza, en donde la imagen y las palabras se conjugan.
    En california construí casas así, con la particularidad de que las piedras eran falsas y la madera de la puerta era recién envejecida con ácidos. Tus palabras movieron mis recuerdos también.
    Saludos

    • Dear Michaelangelo, granito verdadero o falso, puertas viejas o envejecidas, que importancia tiene? Ninguna. Tu y yo tenemos recuerdos construidos con diferentes materiales en continentes distinctos y sin embargo remembranzas muy parecidas.
      Reconforta pensar que al rascar un poco muchos seres humanos tenemos un esencia parecida.
      Un saludo desde mi aldea normanda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s