Elucubraciones veraniegas (5)

Sans titre - 16

La niña observa la vida.
Se tapa los oídos.
No entiende el idioma de los  adultos,
metralla implosionada y clónica,
incrustada en  ojos ciegos.
La niña, cuando anochece,
descerebrada y salvaje
escucha atenta
el latido de la vida
desordenado y bello.
Se cuela entre los barrotes
de la cuna cerrada y dura,
hoz de luna blanca
consuelo expandido
por el aleteo urgente y negro
de mariposas envolventes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s