Elucubraciones veraniegas. 26/08/2010

De: Anne

Para: ti

Enviado: 26 de Agosto del 2010

Asunto: Insecto

_______________________________________________________________________________

Estoy asombrada. No entiendo como un insecto, llamado pez plateado y cuya función consiste en comer papel, me ha podido llevar de la plenitud al marasmo. Quizá me lo puedas explicar.

Ayer estaba frente al mar, un viento  fuerza ocho raspándome las orejas, los brazos abiertos comulgando con la espuma de las olas, la pureza salada del aire, el azul infantil del cielo. Integrada en un todo, mi vida despegaba con tal intensidad que ni la muerte podría parar su vuelo.

Hoy me despertó el silencio. El silencio de las vigas de madera del techo y el de las raíces de los pinos  comprimidas bajo el granito. Detrás de las persianas, el mar y el cielo estaban fundidos en una chapa tan lisa, que estuve a punto de volver a cerrar los batientes.

No lo hice pero me fije en un grabado colgado en un recoveco cercano a la ventana. Un grabado muy antiguo que ya adornaba el dormitorio de mi bisabuela y al cual no había prestado atención desde el verano pasado. Mis ojos se detuvieron encima de una mancha oscura. Me acerqué. Un agujero dentellado perforaba la lámina. Un insecto diminuto, color plata, coleaba, pegado en sus bordes. Me habían hablado de unos insectos, comedores de papel.  Con gesto automático, mi mano lo quiso aplastar. Se topó con el cristal. Incapaz de soportar la visión del bicho destruyendo metódicamente una imagen tan ligada a mi historia, despegué el cartón trasero del marco, dispuesta a eliminarlo. Al sacar la estampa de su estuche, se deshizo encima de mis rodillas. Caliste y Edmond, amantes de leyenda, muertos al alcanzar la cima de su castigo y devueltos a la vida por mujeres encadenadas a una ilusión, se desmenuzaban a mis pies.

Fui a tirar el grabado al vertedero municipal. Encima del hangar oxidado, decenas de gaviotas esperaban, inmóviles y mudas.

Hasta pronto bajo el sol,

Anne

 

40 pensamientos en “Elucubraciones veraniegas. 26/08/2010

  1. Sin quererlo, el pez plateado estaba trazando, mordisco a mordisco, el contorno de la costa de Normandía.

    Lo siento por tu grabado, igual es una señal para que reparemos un poco más en todo aquello que cuelga en nuestras paredes.

    Es curioso que las gaviotas no se alimenten de peces plateados…

    • Amigon, no me había dado cuenta que el pez plateado había dibujado una costa, pero no la normanda, sino la bretona! Que desfachatez!
      En cuanto a las gaviotas, me repugnan. No pescan como los cormoranes, se alimentan de basura o de las tripas de los peces plateados que los pescadores echan por la borda.
      ¡Mira que llamar pez plateado a un bicho asqueroso comedor de papel! Gaviota hubiese sido un apodo más adecuado, ¿no te parece?

  2. La acción irremediable de los elementos, mi querida Anne, muchas veces nos da cuenta de la fragilidad de nuestros esfuerzos. La pintura quedará en tus recuerdos y en tu corazón. Hasta ahi no puede llegar tu pez plateado, por mucho que lo intente. a menos que tú lo dejes.
    Un gusto siempre leerte. Un gran abrazo

    • chieseli, el paso del tiempo se hace a veces muy tangible cuando observamos un objeto deteriorado, como en este caso un grabado. Una nimiedad puede provocar terremotos emocionales. Como leo tus escritos sé que me entiendes. A mi lo que me da miedo es olvidar, igual que a ti.
      Un gusto que comentes mis textos y un placer mandarte un abrazo.

  3. Anacardos para las margaritas a deshoras…

    Trasiego de lo Infame que labora sin descanso mientras se COME a lo Inefable que portamos y esculpimos con sílice.

    Ungüento con el que resarcir nuestra memoria ancestral.

    Un piccolo abrazo mediterráneo Anna:))

    • Alfonso no sabía que a las margaritas les gustaran los anacardos! A mi me encantan sus frutos. En francés se llaman noix de cajou.
      En cuanto a lo “Infame comiendo lo Inefable”, me parece una expresión poética muy certera. En cuanto a la memoria ancestral sería bueno quedarse con las buenas enseñanzas y deshechar las malas, las que nos perjudican, aunque a veces resulta francamente complicado.
      Je t´envoie trois bisous à la mode de part ici.

  4. Muy bello. Cuanta ternura esconden a veces esas imágenes que nos acompañan desde el pasado tras sus escudos de cristal.Que tristeza perderlas para siempre deshechos en pedazos. El tiempo, siempre el tiempo que nos recuerda lo efímero de nuestra existencia. Un saludo.

    • Concha, como sé que te gustan los objetos y eres sensible a los recuerdos que encierran, pienso que hubieras podido escribir un texto muy parecido donde hubieras reflejado la tristeza que conlleva su pérdida.
      Un abrazo,

  5. Tu blog es todo un descubrimiento. Describes cada instante como si no hubiese mañana, y eso me conmueve. Lo siento por el grabado; las cosas más valiosas suelen ser también las más frágiles.
    Un placer leerte. Un abrazo.

    • No sé si llamarte divina o obsesion, si no te parece mal opto por divina. Me da mucha alegría que te haya gustado mi blog y mucho más haberte conmovido. Un placer contestarte.
      Un abrazo,

  6. Nunca había oído hablar del pez plateado, Anne. Yo creía que sólo la polilla papelera –ese insecto incandescente que agoniza entre las letras muertas– era la única que devoraba y carcomía opúsculos, diccionarios, panfletos, folletines, devocionarios, cuentos y libros en desuso, aunque nunca se atrevería con los grabados antiguos de nuestros queridos antepasados.
    Un precioso texto. Me ha encantado.

    • Luis, yo tampoco había oido hablar del pez plateado! Lo había entrevisto en el interior del grabado: un insecto plateado y zigzagueante como un pez. Como no sabía como se llamaba consulté a San Google. El nombre scientífico del bicho es “Lepisma Saccharina” vulgarmente denominado pececillo de plata. Me has dejado en un mar de dudas aunque mi bicho no se parecía a una polilla.
      Me encanta que te haya encantado mi texto.
      Un cordial saludo,

  7. Creo que el bicho sabía que comiendose el gravado llamaría tu atención y quedaría inmortalizado en un hermoso texto.
    Salut
    PD: lo siento por los amantes que recibieron doble castigo

    • Micromios, te agradezco el comentario, el bicho es tan deprimente como el tiempo que pasa. En cuanto a los amantes pertenecen vivos en la memoria colectiva normanda.
      Un saludo,

  8. Na vida encontrarás muitos”pez pleteados”. O importante é ter uma atitude dinamica , de quem esteve mas já não está quando eles aparecem. Caliste e Edmond “colgados” na parede do dormitorio não tinham defesa. Sempre o problema da liberdade e como a usar e defender.
    Isto pode ser a simbologia. Mas (pero) há a saudade das coisas que sempre nos rodearam, nos aqueceram. Guarda-as defende-as. Caladas, elas lá estarão para te acompanhar quando te sentires mais só.

    • xico, la vida está llena de peces plateados empezando por la vida, el grán tiburón blanco que cada día nos pega un mordisco imperceptible. La melancolía no es una buena arma para defenderse, el ser dínamico, hacer buen uso de su libertad ,no aferrarse a recuerdos inútiles, no quedarse colgado de un cuadro con unos amantes muertos, esta es la actitud a tener. A veces resulta imposible, y entonces duele a morir la dentellada del tiburón blanco.
      Un cordial saludo,

  9. Hermoso bichejo, capaz de dejar sin ideas las letras. Sin constancia los grabados. Desconocía completamente dicho animalito. Una pena que siendo de ese color tan sugestivo se alimente de tanta sabiduría.
    Anne, ya había entrado a leerte pero no pude comentarte. Ahora lo hago disciplinada y feliz de hacerlo.
    Un besote, guapa.

    • piper, el bicho tiene un color hermoso pero su forma de desplarsarse, transforma una acción hermosa, el zigzaguear de los peces, en otra que inspira repugnancia. La repugnancia provocada por la impostura.
      Un beso,

  10. Por eso nunca me gustaron los insectos! Para cuando uno los ve, ya es tarde: se comieron lo que no debían, picaron donde no debían…puaj!
    Lamento lo de tu grabado…por eso ultimamente me pregunto cuán bueno es encariñarse con objetos destinados a desaparecer…en fin, es inevitable y vale la belleza disfrutada. Como dice Chrieseli: hasta tu memoria, no puede llegar ese bicho!
    Un fuerte abrazo Anne!

    • Hola Claudia, que pena(para ti) y que gusto para los que te echábamos de menos que hayas vuelto de vacaciones! Personalmente no me parece malo encariñarse con objetos, para mi tienen el don de agudizar mi fantasía, además muchos de ellos suelen sobrevivir a varias generaciones, de allí su misterio.
      Un abrazo cariñoso,

  11. Anne, creo que lo extraordinario, es la forma en que nos relatas esta tragedia remediable. Por otro lado, dejando de lado el amor que nos une a los objetos, debemos conformarnos en que son sólo cosas, objetos, lo que es real no es tangible, por lo tanto a dejarlo pasar, pero no la narrativa y sensibilidad que nos muestras en el arrastre de las palabras mientras dibujan la historia. Un saludo para ti y estaré pendiente de tan insolente bicharraco. 😉

    • Patricia, un objeto puede amplearse para contar sentimientos y estados de ánimo que es lo que he intentado hacer. Me halaga que que te haya gustado mi manera de narrar. Gracias por pasar y ten cuidado con el bicharaco… es pequeño pero matón!
      Un saludo,

  12. Elucubración que encierra dolor por la pérdida del grabado. Me has recordado un libro viejo que compré hace unos años y que, por lo visto, tenía algún bicho devorador de papel que acabó no sólo con el recién adqirido sino con otros cinco o seis que compartían espacio. Las maldiciones que pude echarle al bichejo en cuestión.

    Un beso.

    • Ernesto, te voy a revelar un secreto. El grabado existe. El bicho existe. La estampa está carcomida tal y como lo enseña la fotografía, pero…no he tirado el grabado! Era un simple recurso narrativo. El cuadro sigue colgado de la pared.
      Siento lo de tus libros de todo corazón.
      Un beso,

  13. Hola que tal¡

    Permiteme presentarme soy tania administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.

    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme

    Exitos con tu página.

    Un beso

  14. Hongos y bacterias devuelven la hojarasca a la tierra. Los gusanos crecen en nuestra carne dentro del cajón. Los suéteres sucumben ante las larvas de polilla. Los taladros agujerean las vigas de madera en nuestros techos, los protozoos degradan la celulosa en la panza de las termitas, y los pescaditos de plata… habitan hermosos textos. ¡Saludos!

  15. Llego tarde, cuando todo el mundo ha comentado tu espléndido relato.
    Creo que no debemos apegarnos a los objetos, a lo inanimado, sino conservar en la memoria lo que han representado para nosotros, sobre todo en los primeros años de nuestra vida. Todo es efímero, hasta los recuerdos lo son, porque se transforman y dejan de ser los “auténticos y originales”. (“Sic transit gloria mundi”…) Sin embargo, me parece muy bello lo que narras, porque es precisamente el paso de lo efímero al recuerdo, y del recuerdo al papel (bueno, soy antiguo: a la pantalla del ordenador y de ahí al ciberespacio).

    ¿Te has dado cuenta de que vas evolucionando cada vez más hacia una literatura intimista, de más calidad, que te aproxima mucho a tus lectores? Lo he ido percibiendo…, y sin duda tus vacaciones normandas te han sentado muy, pero que muy bien, a la vista de lo que estás escribiendo ahora. Lo celebro.

    • Albert, no llegas nunca tarde.
      De siempre me he sentido muy apegada a los objetos, a ciertos objetos, los que tienen el poder de hacerme vibrar disparando mi imaginación o mi sensibilidad. No sé muy bien como calificar esta vibración. La siento con obras de arte, monumentos etc… Estos objetos, elegidos, me parecen menos efimeros que mi existencia aunque mi percepción de ellos vaya cambiando con el tiempo.
      Aprecio mucho tu comentario, el de un experto, sobre la evolución de mi escritura ¡Me anima un montón!
      Un cordial saludo,

  16. De nuevo un relato precioso, Anne. “Comulgando con la espuma de las olas …” ” … las raíces de los pinos comprimidas bajo el granito …” “el mar y el cielo estaban fundidos …” entre otras en un texto en el que sigo admirando la agilidad con la que escribes. Desconozco la leyenda de Caliste & Edmon [busco ya mismo] pero el grabado es precioso. Me quedo con más aprendizajes: especialmente con que algo pequeño pueda abocarnos al marasmo, además de una reflexión íntima sobre la pared desconchada. Un beso.

  17. Yo tampoco sentía gran atracción por los insectos.Cuando aprendí a observarlos en las soleadas mañanas veraniegas sentado en el jardín fui despojándolos de su capa de repelencia y llegué a apreciarlos. Hormigas, escarabajos y pequeñas arañas me enseñaron a concentrarme observándolos. Desde mi atalaya conocí mundos distantes y olvidados donde todo era actividad y movimiento. Unos transportan incansablemente pesos inconcebibles, otros tejen sin cesar telas de muerte. Yo desde las alturas, ensimismado, comprendí que todos los mundos son ajenos.
    Tu pececillo plateado vivía en su mundo de palabras igual que nosotros.La diferencia está en que él las necesita dentro. Nosotros,sin embargo, sólo vivimos cuando las expulsamos.

    Visto el resultado de tus elucubraciones, deberías tener vacaciones pagadas.

    Salud!

    • Jusamawi, me gusta mucho tu comentario sobre el pececillo plateado. El concepto de un mundo donde las palabras constituyen un elemento de supervivencia tanto para el bichito que se las traga como para el hombre que las expulsa, dos acciones que se complementan y llevan a un mismo final, me parece muy acertado.
      Siempre me gustó observar los insectos, se aprende mucho de ellos. Los viajes de Gulliver en el jardín.
      Me honra tu cumplido.
      Un saludo cariñoso,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s