Pequeñas infamias o la vida íntima de una ciudadana llamada X (7)…dando por supuesto que X es intercambiable y de sexo variable.

Caroline Boyer. Sweet home.

X, atrapada en un atasco, saca la cabeza por la ventanilla de su coche. Aspira temblando de ansia el olor a asfalto derretido y a monóxido de carbono. El aire espeso de una boca de metro cercana pone el colofón al bouquet de aromas que le ofrece Madrid en su primer día de trabajo. Los bocinazos y el ruido de las obras martilleando sus oídos se le antojan un sufrimiento añorado y dulce.

  X se despertó antes de que sonara la alarma del despertador deseosa de ducharse en su cuarto de baño, oficialmente territorio conyugal, conquistado subrepticiamente por decenas de cremas de belleza. Ahora suyo al 95%. Su cuerpo se desmorona de bienestar sobre el asiento al rememorar este lugar tan placentero. El bienestar dura poco sacudido por un espasmo de repulsión. Recuerda otro baño, el  del  apartamento de la playa, apartamento diseñado para cuatro personas escuálidas y donde veranean cinco, ella, sus hijos, su madre y su marido, que vista su corpulencia, ocupa doble espacio. Una inversión mirífica del cónyuge, lince de las finanzas en la época del boom inmobiliario. El pelo de X recién lavado y cuidadosamente moldeado se eriza, no precisamente atraído por una fuerza magnética, sino por otra fuerza, mucho más potente, la del rencor acumulado durante años y fermentado bajo la chicharrera vacacional. En el subsuelo alicatado del cerebro de X, los pelos de su marido, aquejado de  alopecia galopante, flotan sobre los charcos dejados por sus hijos al salir de la ducha, charcos de dudoso color, al padecer su madre una incontinencia urinaria severa. Una mueca de asco deforma la boca de X recién pintada. Mueca torcida por la rabia, al percibir en el fondo del conducto auditivo, el murmullo agrio de su madre, pozo negro de recriminaciones pegado a la suela de sus chanclas, los gritos de sus hijos, un par de niños asilvestrados, inmunes a sus reprimendas. X ansiosa por poner fin a este rumor sin interferencias pone la radio a tope. Con tan mala suerte que las ondas emiten la canción del verano que hizo bambolearse la tripa de su marido contra la barra del chiringuito los 31 días que duró Agosto, y aplastar la suya las 31 noches correspondientes. Con los dedos agarrotados X desconecta la radio, gira la cabeza  a toda velocidad, centrifugando los recuerdos hasta convertirlos en sombras apachurradas.

  El tráfico se ha vuelto fluido, X pisa el acelerador a fondo, deseando  sumergirse en una rutina laboral que le resulta tan libertaria. El delantal de señora para todo, ha quedado en el apartamento de la playa, hasta el año que viene o hasta nunca. Quién sabe.

Lo que ignora X es que en este mismo momento su marido está solicitando un puesto de trabajo en provincias para mantenerse alejado de una mujer que le resulta indiferente; que su madre, en plena conversación con su vecina de rellano la está llamando desalmada y que sus hijos se han ido corriendo a jugar a la calle con los amigos del barrio liberados de los gritos de su madre.

32 pensamientos en “Pequeñas infamias o la vida íntima de una ciudadana llamada X (7)…dando por supuesto que X es intercambiable y de sexo variable.

  1. Qué maravilloso retrato de una persona promedio de la masa de gente cotidiana. Muchas personas X mirándose el ombligo y creyéndose mártires sin siquiera advertir que puede existir otra mirada sobre ellas…conozco más de las que quisiera en este tipo! UN FUERTE ABRAZO Anne!

    • Claudia, aparte de que todos tenemos una semilla de X dentro, me temo que las personas así están en perpetuo crecimiento. Nos espera una pandemia de cuidado! He escrito este texto para divertirme, como todos los de X. Estadísticamente, después de las vacaciones es cuando se produce el mayor número de divorcios, demasiado tiempo juntos perjudica seriamente el amor y la convivencia!
      Otro fuerte abrazo,

  2. Volvemos a saludar a X a la vuelta de sus vacaciones. Parece, como bien señalas, que para muchas esposas y madres de familia las vacaciones son una pesadilla. Toda la familia junta en un espacio limitado. Una Bomba. Quiza por eso se produzcan tantos divorcios a la vuelta. un relato veraz y cargado de ironía. Un saludo

    • Concha, las vacaciones, o convivencia en discontinuo, son a menudo un buen caldo de cultivo para coktails explosivos, un poco de humor no viene mal, aunque el sentido del humor no sea mi fuerte.
      Un saludo,

  3. Buena disección de una rutina. Un teatrillo de títeres en un minúsculo escenario, a punto de lanzarse garrotazos porque se creen con derecho a papel más largo e importante.
    Salut

    • micromios, es divertido disecar la vida de los demás. Nada divertido cuando son los otros los que disecan la tuya. Nadie es perfecto, ¡menos mal! Gracias por pasar.
      Un saludo,

  4. “… Echale guindas al pavo ebchale guindas… que yo le echaré a la pava azucar, canela y clavo…”

    Se me excuse, perdone por no acompañarlo de la Voz en Copla que lleva de Marife de Triana o de la valenciana universal Conchita Piquer ó por si algún Varón me leé ( harto improbable ) un servidor a lo Carlos Cano.

    Sirvase este Sainete con bien de hielo machacaito ó picaó en vaso ancho y grueso y riase usted de las Horchatas, Daiquiris, mojitos y demas bebedizos literarios que pululan por la Red ¡¡

    Pa-mí que con este breviario ya le has puesto el Cascabel al gato Anna :))

    • Alfonso, ten en cuenta que la narradora es francesa de nacimiento y hay cosas que se le escapan en castellano! La narradora te pregunta: ¿Que quiere decir ponerle cascabel al gato? En cuanto a Concha Piquer la narradora reconoce públicamente su incultura musical. Sin embargo a la narradora le encantan la horchata y también los daiquiris, mojitos y demás cocktails.

  5. Esto es lo que tienen las vacaciones. Después de la convivencia obligatoria, encima teniendo que mostrarse todos felices y contentos por disfrutarlas, por estar todos bien juntitos, con alegría y supuesta armonía,

    Hay que compartir pequeños y cerrados lugares, en donde no cabe el espacio personal; reirse unos con otros e intentar que los demás nos vean bien felices.

    No se ve el momento de la ansiada vuelta a la rutina, cada uno a sus ocupaciones, con las relaciones justitas y sin disimulos.

    En tono humorístico, has retratado a la perfección la dureza de la convivencia vacacional.

    Abrazos.

    • Ernesto, las vacaciones son estupendas pero se tiende a idealizarlas mucho. La convivencia es complicada y mucho más, cuando es intensa. La ciudad y nuestra rutina, que no tiene porque ser aburrida, nos quita y nos da libertad, no te parece?
      Te mando un abrazo ciudadano,

  6. Devastadora crónica de un divorcio anunciado. O escenas de un matrimonio, con permiso de Bergman, y mejor encontrarle el humor, pero que tiene un sabor agridulce. Me gustó mucho. Es más, le veo posibilidad de guión de película francesa. Te animas?

    • ¡minicarver, me encanta la idea del guión de película, puestos a soñar me pido como actriz a Isabelle Huppert (con veinte años menos)!
      Un cordial saludo,

  7. Bien podría decir la ciudadana X que se levanta de la cama y es la guerra… El trayecto de la señora, por otra parte, alivia cual milagroso bálsamo.
    Me has arrancado una enorme sonrisa. Gracias, Anne.

    • Luis me considero satisfecha si te he arrancado una sonrisa. No estoy acostumbrada a escribir con tono humorístico, se me da regular, pero de vez en cuando lo intento, al ser un registro que me encanta.
      Un cordial saludo,

  8. No he seguido las andanzas de la intercambiable X pero has conseguido despertar todas mis sonrisas con este certero capítulo que desborda sentido del humor e ironía.

    PD Deconstruida mi casa no tan bella. Como todo tiene cura [hasta un narciso] si ha de brotar algo aceptable en el futuro paso a contarte. Un beso.

    • Querida letras el otro día pasé por tu casa bloguera para saludarte y me encontré con un descampado. No-pue-de-ser! Tienes que poner manos a la obra para construir una más a tu gusto. Tiempo al tiempo. Me alegro que X te haya sacado alguna sonrisa, es malísima!
      Un beso,

  9. Estaba absolutamente convencida de haber dejado un comentario. Disculpame por la omisión (involuntaria o cibernética, anda tú a saber)
    Sabes? este tipo de personas almacenan tanto rencor en su interior que finalmente no son capaces de eliminarlo. Se convierte en parte de ellos. Nunca he entendido cuál es la finalidad de convivir con alguien que apenas puedes soportar y cuál es el macabro propósito de irte de vacaciones con ese alguien???
    Mentes torcidas hay en todas partes, y sólo depende de ellos “destorcerse”, mientras aún sea posible.
    Un abrazo Anne. Es un gusto tenerte de vuelta.

    • chrieseli, hoy he leído en el periódico que el numero de divorcios había disminuido en España debido a la crisis. Muchas parejas siguen conviviendo porque tienen hipotecas que no pueden afrontar en solitario, etc… la cruda realidad.
      Un abrazo,

  10. Con un poco más de salud, vengo a visitarte y mirar tu prosa siempre original, con tu personaje. Prosa fluida, donde nos das el gusto de mirar a la mujer en su cotidianidad – las cremas- la icontinencia- personaje que sólo se ve a sí misma y teje una trama complicada con quienes le rodean… bella concepción un abrazo Rub

  11. Me has hecho odiar las vacaciones en familia, pobre mujer !
    Lo malo es que seguro que tiene mucho de cierto. Y luego nadie se lo agradece.

    Los divorcios son el pan nuestro de cada dia. Una solucion es la de mi amigo David, el pentamatrimonio. Quizas os inspire esta locura : Pentamatrimonio

    Un placer leerte de nuevo Anne

    • charradetas, un placer reencontrarme contigo! Pero la protagonista de pobre mujer nada! Es muy pero que muy mala. Tengo ciriosidad por saber que es un pantamatrimonio.
      Un saludo cariñoso,

  12. bienvenida de vuelta! sabes que me encanta esta serie, ya te lo dije.
    me quedo con la imagen del marido y su panza bamboleante durante 31 días al ritmo del tema del verano. asi, no hay matrimonio que aguante.
    un abrazo,

    • g, gracias por la bienvenida y el comentario. La verdad es que el marido da repelus, para describirle me he basado en ejemplos reales y la verdad es que abundan!
      Un abrazo,

  13. Miramos mucho hacia fuera y poco hacia dentro y así nos va, que terminamos sin saber quien somos. Y cuando miramos hacia fuera, lo hacemos girando y creemos que son los otros los que giran a nuestro alrededor. Tan pendientes estamos de nuestros cuidados y de cuidar nuestras manías y costumbres que consideramos insolidario que los demás no lo hagan por nosotros, ocupados como están en sí mismos. Esto es grave.
    Pero no lo es tanto como dejar que esto haga que olvidemos el amor que un día sentimos por el otro, la inmensa ilusión que nos dio tener los hijos, soñar futuros juntos. No es culpa del otro que un día nos despertemos y no le reconozcamos ni el más mínimo agradecimiento. Tan llenos de ira estamos por sus ronquidos que no nos damos cuenta de nuestro olor de axilas.
    Solo cuando atendemos a la mirada de los demás somos capaces de vernos en su reflejo. Asumir nuestras miserias hace que seamos mas comprensivos con las de los demás y cuando somos así conseguimos que nos quieran.
    Y cuando nos quieren, por lo general, no nos huyen, no nos dejan.
    Un abrazo, Anne

    • Joselu, estoy totalmente de acuerdo contigo lo malo es que los hechos, tasa de divorcios entre otras cosas, contradicen la teoría. El amor se está volviendo, exagero, un bien de consumo de usar y tirar. Una pena.
      Un abrazo,

  14. Permiteme solo una cosa al hilo de tu respuesta, sin afán de polemizar y con una sonrisa en la boca. La tasa de divorcio mide la tasa de divorcio, es decir, no mide ni la calidad del amor ni la cantidad de amor entre las parejas. Si hay mas divorcios es porque hay mas matrimonios. Además, esto no es malo. Es solo una constatación de que existe el desamor. De que, como todo en la vida, el amor también se acaba, o se muere, o lo matan…Llevas mucha razón en que usamos y tiramos muy alegremente….todo. Mejor nos iría si reciclásemos mas, justo como hacemos con el amor 🙂
    Un abrazo, Anne. Gracias por estos ratos.

    • Joselu, lo que hay ahora es mucho divorcio express, a la menor contrariedad fuera, eso no me lo puedes negar. Soy absolutamente partidaria del divorcio pero creo que antes de dar este paso hay que darle tiempo y espacio al amor para tener plena seguridad de que no se puede reciclar un desamor pasajero en un amor donde exista más empatía.
      Un abrazo,

  15. No estoy de acuerdo con Joselu. Hay mas porcentaje de divorcios, y por supuesto en número.
    Tampoco sabemos la calidad de los divorcios,ni la de parejas que deberían divorciarse y siguen “reciclando”.Es antinatural una pareja para toda la vida.Y un aburrimiento.
    Anne,escribes muy bien.

    • netsooper, yo también creo que hay más porcentaje de divorcios. Acabo de volver de Paris y precisamente ayer anoche estábamos hablando de ello: un matrimonio sobre dos acaba en divorcio. Muchos se producen entre matrimonios jóvenes después de menos de cinco años de convivencia. Ahora se añade otro fenómeno: el de los divorcios entre parejas muy mayores, nuestra esperanza de vida es muy alta y los años de jubilación que se suman en decadas, pueden resultar muy aburridos! Al fin el amor!
      Gracias por pasar y dejarme un cumplido tan amable.
      Un saludo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s