Noche de otoño.

Untitled Movement. Simon Obarzanek.

Con una copa de vino tinto en la mano una mujer mira el otoño. Detrás de la ventana se despliega el resplandor anaranjado del Retiro. El vino carnoso madura entre sus labios, vendimia su boca donde crecen avellanos y bayas silvestres. Una pareja enamorada yace enlazada bajo el arco de su lengua al ritmo sincopado de una penumbra nervada.

Apura la copa y con ella su pozo. El vino raspa su garganta como una soga.

La soga raspa la corteza de los pinos donde una hamaca vacía está amarrada. La mujer se derrumba en su centro. Las mallas podridas por las lluvias de otoño se rasgan. Coloca su cuerpo al lado izquierdo de la trama rota. El lado derecho le pertenecía a él. El esparto chirría al rozar la corteza de los pinos. Un chirrido imparable y seco. La luna menguante se refleja encima del mar erizado y negro. La mujer se quita el jersey y con él se tapa la cara. Con las manos, los oídos. Debajo del jersey huele a vino. Cae en un sueño profundo como una fosa. Tirita de frío mientras murciélagos trazan círculos concéntricos cercando la cima de los pinos.

Detrás de la ventana el Retiro se ha convertido en una masa oscura. Bajo la luz de las farolas un barrendero empuja unas hojas  muertas.

49 pensamientos en “Noche de otoño.

    • ¡Juanjo, que perverso, ji, ji, ji! Por cierto, si no te molesta, me encantaría que me dejases una foto para escribir un texto.
      Un abrazo,

    • micromios, gracias por pasar y valorar mi texto. He descrito un otoño triste, por parecerme más poético. Sin embargo es mi estación preferida.
      Un saludo,

    • g, tu reflexión sobre la foto me ha dejado muy pensativa. Esta foto me impactó, me recordó algo que no sé definir. No sé si Twin peaks, en todo caso es inquietante.
      Un abrazo,

  1. Tus personajes son entrañables porque andan detrás del Amor, precisamente Eso que les hace tanto daño.
    Buen artículo articulado.

    Prueba a darle una cerveza a tu personaje, al parecer no le sienta bien el vino…

    • Amigon, me apasiona la gente que anda detrás del amor a pesar del desamor, a pesar del dolor. Total que soy una romántica de cuidado. Sé que no se lleva pero no me importa por contreras. En cuanto a mi personaje creo que eligío un mal vino, un buen vino no raspa la garganta! Gracias.

  2. O texto mais difícil de ler para quem, como eu, não sabe castelhano. No entanto dá para sentir uma tristeza imensa. Há uma atmosfera fria como se na foto se visse chuva.
    Espero que o “barrendero” varra para bem longe todas as folhas mortas. Que apareça um escrito teu que traga a frescura da imagem que identifica o teu blog.
    Surpreende-nos…
    Um abraço

    • xico, si te consuela me pasa igual con tus comentarios! Deseaba que este texto diera una sensación de tristeza y soledad. En cuanto a mí, soy una mujer muy polifacética en todos los aspectos de mi vida, escritura incluida!
      Un abrazo,

  3. Anne, mientras leía tu texto veía a Verlaine: a Verlaine con una copa de vino (no muy bueno, es cierto) en la mano. Y al terminar encuentro al gran Léo Ferré que lo evoca, como si mi visión hubiera sido un presentimiento.
    Mucho amor inmerso en ese vino, cobijado por tu lengua en ese magnífico poema en prosa excelentemente escrito, lo cual da fe de tu talento (y no hablo por hablar…). ¡No dejes de escribir!
    ¡Ah! Y ser románticos no es malo en absoluto. El romanticismo ha sido siempre un modo más o menos utópico de buscar la libertad del espíritu, y la utopía, una ventana abierta a la esperanza…
    Un abrazo.

    • Albert, touchée! Estoy emocionada pero por una vez me satisface mi texto, así que recibo tu halago con mucha alegría. No me sorprende en absoluto que te guste Léo Ferré. En cuanto al romanticismo creo como tú que es una utopía esperanzadora que favorece la libertad de espíritu en todas las facetas de la vida.
      Un abrazo,

  4. No puedo evitar definir tus textos como “poesía en prosa”, en realidad como varias poesías engarzadas en esta prosa que las amlagama través de la imagenes. Una delicia como siempre Anne.
    Un abrazo fuerte!

    • Claudia, me gusta mucho intentar escribir poesía en prosa, manera de escribir donde me siento a gusto. Gracias y un abrazo!
      Feliz primavera por cierto!

  5. Otro delicado texto poético para recibir el otoño que apenas acaba de llegar. Lluvia, noche, parque, paseos solitarios, todo un placer para los amantes del otoño madrileño.
    Y la voz de Leo Ferré, deleitándonos con los versos de Verlaine, a quien descubrí hace mil años en su “cimetiere marin” un aterdecer en el que “ce toit tranquile…”.
    Gracias por estos placeres,
    Besos.

    • Ernesto, un texto triste para recibir el esplandoroso otoño madrileño. C´est la faute à Verlaine. Veo que a ti también te gusta Léo Ferré, no hay otro para cantar a Verlaine, su voz es poesía.
      Gracias a ti Ernesto, besos.

  6. Secuencia de imagenes, una te lleva a otra, hasta que se ve la imagen de la pareja en la hamaca y arriba la danza de los murcielagos sobre la cima de los pinos. Encantado y poético tu Texto, amiga… un abrazo Rub

    • rub, en la hamaca hay una mujer y el recuerdo de un hombre que no está. En el último texto tuyo se palpa muy bien como la fantasía de un deseo no cumplido puede invadir la vida de un hombre hasta cegarlo por completo.
      Un abrazo,

  7. Precioso viaje interior a través de las sinestesias del deseo, que confunde lo de dentro con lo de fuera, y produce la mágica sensación de estar completamente fundido con el entorno. La tuya es una melancolía rebosante de erotismo, Anne. Una pequeña joya de poesía!

    • Raffaele, ayer anoche me dormí muy contenta por los cumplidos recibidos. Esta mañana me despierto leo otros, leo el tuyo y se me ensancha el corazón. Siempre me sentí culpable por perder el tiempo contemplando mi entorno procurando hacerlo mío. Ahora, con tus palabras conviertes el tiempo perdido en un tiempo reencontrado lleno de valor. Gracias Raffaele.

  8. Cuanta poesía derramada en una copa de tinto, cuantos sentimientos de soledad y perdida tumbada en una amaca rasgada. Muy hermoso. Un saludo

  9. Anne mientras leía tu texto no sé por qué me vino la imagen de una pareja de indigentes dándose calor mutuamente. Seguramente la imagen que evoco no tenga nada que ver con lo que tú has querido expresar, sin embargo llegan a mí, como los románticos clochard de Cortázar. Un texto muy bien armado al cobijo de dos almas en la intemperie de un otoño cualquiera.
    Te felicito, querida Anne.

    • Querida piper, en mi texto, lo habré expresado mal, hay un solo personaje, una mujer, está sola y está helada. La indigencia en el amor es cruel aunque no se pasen apuros materiales.
      Te agradezco el cumplido y tu gentileza
      Un abrazo,

  10. Dice la canción:”… Donde vas ALFONSO XII donde vas lejos de aquí, voy en busca de Mercedes que ayer tarde no la ví que ayer tarde no la vi…”

    A ojo de reja que son como si clavarás el rejón de la palabra cierta.

    Aquello que en Otoño fenece la Primavera lo avivará, aquello que florece en Otoño la Primavera lo acallará…

    Quizá este comentario sea más criptico de lo habitual más esta estación me pasea por la inmensa floresta “Retiriana” y sus trazos de cuadrícula pomposa en sus lucimientos y desvaida de los pies de sus andantes…

    Para quienes hemos patibulado su argamasa y el tapíz de sus colores ya somos hoja caduca a veces y otras perenne de recuerdos.

    Gracias Anna por acercarlas de modo pausado e intenso:))

    • Alfonso, a veces escribo textos tristes, como este por ejemplo, pero te puedo asegurar que no me siento hoja caduca. Bueno de vez en cuando sí, pero me sobrepongo asimilando los malos recuerdos y poniéndolos en el lugar que les corresponde: en los trasteros de la azotea.
      Un abrazo,

  11. Anne; Tu prosa, además de poética, es muy versátil. Este breve y magnífico relato presenta –si no estoy equivocado– un cúmulo de situaciones vitales que permiten al lector participar en ese foco narrativo que tú ubicas con maestría en el centro de la historia.
    Un abrazo.

    • Luis es que soy muy versátil, ecléctica! Me gusta tu comentario porque cada vez más intento escribir textos con efecto lupa, una expresión un poco rara pero que define mi aproximación, muy intuitiva, a la escritura. A veces no me sale nada, a veces un poco mejor y otras veces me satisface, un poco como deshojar una margarita!
      Gracias y un abrazo.

  12. Poema 6

    Te recuerdo como eras en el último otoño.
    Eras la boina gris y el corazón en calma.
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo
    Y las hojas caían en el agua de tu alma.
    Apegada a mis brazos como una enredadera.
    las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
    Hoguera de estupor en que mi sed ardía.
    Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.
    Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
    boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
    hacia donde emigraban mis profundos anhelos
    y caían mis besos alegres como brasas.
    Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
    Tu recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
    Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
    Hojas secas de otoño giraban en tu alma.

    Pablo Neruda
    (Veinte poemas de amor y una canción desesperada)

    Un abrazo Anne.
    (¡Salud!…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s