Antípodas.

 

 

Emma  apoya sus manos sobre la corteza del roble,  la perla de su sortija captura un rayo de luz y lanza un destello entre hojas parduzcas. Emma forma un anillo con sus brazos y abraza al árbol. 

El roble almacena su historia en círculos concéntricos,  una espiral que nace en sus raíces aferradas a la corteza terrestre. Por debajo de la roca late la profundidad negra de los océanos.

En Nueva Zelanda una mujer se aferra al tronco de un árbol. La lluvia resbala sobre las hojas, sobre su sombrero, sobre las mangas de su vestido. Una gota se posa sobre la perla de su sortija y brilla dentro de ella. Toca el piano  mientras  un hombre de rodillas  acaricia una parcela de su piel desvelada por un roto de su media negra, una isla blanca del mismo tamaño que la perla de su sortija.

 Su piel hecha música se eleva en ondas por encima de las teclas de marfil, se expande  sobre los helechos arbóreos,  se cuela entre la hojarasca, empapa el humus, se infiltra en la capa rocosa, se une  a la profundidad negra de los océanos, trepa por unas raíces, se enreda en los círculos concéntricos de un roble, vibra en su corteza  y palpita dentro del deseo curvo de los brazos de Emma.

 Una racha de aire enreda el pelo de Emma y la salpica de hojas. Emma deshace su abrazo, sacude las hojas de su chaqueta, de su falda. A la altura del dobladillo, una de sus medias negras tiene un roto del tamaño de la perla de su sortija. Empieza a llover y Emma a correr.  En cada zancada  el roto se ensancha en anillas de elastina,  centro muy blanco de una diana que huye.

24 pensamientos en “Antípodas.

  1. Jamás se me hubiera ocurrido relacionar a Emma con la protagonista de El Piano. Pero tal y como lo relatás, hay un hilo común en lo etéreas y en la inmensidad de la vida interior que las puebla. Maravilloso texto, y mus bello el recuerdo que nos traés. Un abrazo!

    • Querida Claudia, mi proceso para relacionar a Emma con la protagonista del piano ha sido de lo más infantil: ¿estoy en Madrid, si atravieso la tierra por su centro que pais hay en el otro lado? Nueva Zelanda, la película el piano y su maravillosa protagonista. Muy facíl querido Watson!

  2. Hola Anne:
    Te lo habran dicho muchas veces, escribes muy bien, independientemente de que seas francesa (o que tu lengua materna sea el frances), pues proyectas unas imagenes bellas e interesantes con tu forma de escribir, una relacion con las palabras sensual y sugerente. Muy interesante.
    Saludos desde Sydney, Australia

    • Hola Javier,
      No sabes que ilusión me hace recibir un comentario desde las antípodas! Te agradezco los cumplidos de corazón.
      Saludos desde Madrid, (al momento, ¡Que maravilla!)

  3. Mágico viaje que nos hace atravesar la tierra de parte a parte, llevados en volandas por la sensibilidad y emociones de tus palabras. Ha sido una experiencia inigualable, Partimos del diario de Emma, creimos que encontraríamos la teoría del Caos, y descubrimos este mundo interior (en su doble sentido). Gracias por estos momentos, Anne.

    Besos.

    • Ernesto, la primera desconcertada con Emma soy yo, me ha llevado de la mano por un camino contrario al que pensaba recorrer. Llevo toda la semana peleando con ella, pero creo que me rendido y me dejaré guiar por ella. Te agradezco el hermoso comentario.
      Un abrazo,

  4. Intreresante doble realidad, bien narrada para que todos nos sintamos llevados lejos y a la vez cerca por las notas de piano una letras.
    Salut
    PD: En mi centro es la semana del piano y ponemos muchas veces al dia este tema.

    • micromios, es curioso pero cuando escribí este texto deseaba crear una única realidad, reunir en la ensoñación un personaje de película con Emma, mujer igualmente ficticia.
      Gracias por comentar, (la música de la peli es una maravilla).
      Un saludo,

  5. Es imprescindible, antes de abrazar un árbol, contar con su permiso. Lo normal es que no nos lo niegue (ni aquí ni en NZ), pero antes hemos de pedirselo.
    Un abrazo, Anne. (¿puedo?…)

    • joselu, ya se lo había pedido Emma, (el permiso), permiso igualmente concedido para darme un abrazo.
      Un abrazo, Joselu (¿puedo?) …esto se está convirtiendo en un bosque!

  6. Emma/Anne/Anne/Emma: alter ego de una criatura sensible, fascinada por el descubrimiento de las sensaciones que su prisión de aburrimiento primigenio le había condenado a no sentir.
    No sentir para Emma es no vivir. Tal como para la protagonista de este film, que sin las vibraciones del piano no lograba sobrellevar su vida.
    Sorpresas nos trae la vida mi querida Anne. Siempre y cuando las dejemos salir a la superficie.
    Enhorabuena y bienvenida de vuelta esa Emma sensible y delicada.
    Gracias por las escenas de la peli.
    Un abrazo

    • chrieseli, así es, el no sentir mata a Emma, a la protagonista de la peli, a mi y estoy segura que a ti también ¿Que peli tan estupenda verdad? me encantó.
      Un abrazo.

  7. Me encanta el texto y has escogido para tu ensoñación mi secuencia preferida de mi película preferida. Imagina que aprendía tocar el piano para poder sentir lo que sentían esos dedos cargados de música… Un saludo

    • Concha, también es una de mis películas preferidas. Ah! y poder sentir lo que sienten estos dedos tocando las teclas del piano…
      Un saludo,

  8. Anne
    Gosto da ideia dos antípodas embora não acredite em situações paralelas. Gosto (se bem percebi) da sensualidade da imagem do homem acariciando a pérola de pele branca na meia da outra mulher. A valorização do interdito.
    Quanto ao “Piano” , embora reconhecendo a beleza das imagens, não aceito, não quero aquela realidade.

    • xico, siempre me atrajó la idea de que en las antípodas, o en otro lugar del mundo, otras personas puedan sentir exactamente lo mismo en una situación calcada. Me parece fascinante, tan fascinante como lo prohibido.
      Un abrazo,

  9. Hola Anne, me gustó como describiste el poder evocativo que arrastra la música y como se adentra en todas las sensaciones que embargan a la prota y que también a nosotros nos embargan. Yo puse hoy uno de mucha risa y de alto voltaje sexual, creo. saludo cordial, Anne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s