Inmortal.

Immortal. Vee Speers.

De: Anne

Para: ti

Enviado:  27/04/2011

Asunto:  sueños

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

He estado mucho tiempo sin dar noticias y sin ni siquiera despedirme. A esto se le llama despedirse a la francesa aunque en Francia lo llamemos despedirse a la inglesa. No tengo más excusa que el haberme tomado un tiempo para soñar…en mi pueblo normando.

 Soñar, soñar y soñar…

Una tarde fui a la playa. Me  tumbé encima de la arena. Estaba tibia, hecho absolutamente inusual en un mes de abril por aquellos lares. Al no haber vacaciones escolares la playa estaba desierta. Sentía como la arena  se iba adaptando a los contornos de mi cuerpo (se me olvidó la toalla, ¡buen pretexto para no probar  un mar a 13º!). La arena se fusionó de tal modo con mi piel que  pensé en ella como si de un ser vivo se tratara y como tal me empezó a contar flecos de su existencia.

Se acordaba muy bien de mí haciendo castillos de arena con mis hermanas, de mis hermanos jugando al badmington,  de mis padres, unos críos dándose el primer beso al abrigo de las dunas, de mi abuela, niña aterrorizada por las olas, de mi bisabuela, pintora vocacional que plantaba sus bártulos, aquí mismo, a la altura  de mis manos, y también, de los caballos, que antes del verano, traían unas  casetas de madera (cada familia poseía la suya) donde los bañistas pudieran despojarse de sus ropas engoladas.

 Me habló de  los alemanes que con sus botas de clavos la pisoteaban, del día D en que quedó sepultada bajo cadáveres y teñida de sangre, de los malhechores que encendían fuegos para provocar naufragios y saquear los restos, de las tropas de Guillermo el Conquistador embarcando para hacer suyas las tierras inglesas, de un barco vikingo que encalló justo frente a nosotras. Entre la tripulación, una mujer,  igualita que yo, (¡lo sabría ella que había abrazado su cuerpo agotado por la travesía,  al igual que lo estaba haciendo con el mío en este mismo instante!).

…de todo esto y mucho más me habló  hasta llegar al momento de su nacimiento cuando el mar, después de inumerables embistes, la convirtió en arena.

Del bosque sumergido lleno de leyendas, le hablé yo.  Al terminar mi relato se quedó helada de pena por haber vivido durante milenios dentro de su coraza de piedra, ajena a la belleza del mundo.

Este fue uno de mis sueños aunque si  tengo que serte sincera, estoy segura de que no lo fue.

Un abrazo,

Anne

36 pensamientos en “Inmortal.

  1. Siempre es encantador leerte. Voy imaginando parte a parte las cosas que cuentas. Tú deseo de soledad, de reposo de soñar y soñar y nada mas bello que hacerlo, a los pies, o las manos quiza del mar, entre el vuelo de las gaviotas y lo murmullos y estruendos que hacen las olas al romperse. Un repaso de muchas vidas, que abren su memoria a través de la pulcritud de tu prosa. encantado de que sigas soñando. Un abrazo y muchos besos Rub

    • rub, encantadores son tus comentarios! Un regreso a las raices serena mucho el alma y a encontrar equilibrio.
      Un abrazo,

  2. La noche en Buenos Aires recién comienza a dar sus primeros pasos. Esta bueno para leer en tranquilidad.
    Anne, un encanto tus letras…, como un sueño que se hizo realidad, caminar por el tiempo, recuerdos magníficos, lo real es que tus letras fueron adorables… Hay cosas que siempre serán Inmortales…, para nosotros…
    Un saludo grande…

    • Carlos, cuando leo tus textos, puedo deducir que tú también estás muy apegado a tus raíces. Cuando tenemos nuestras raíces cercanas nos dan la sensación se pertenecer a un todo, una sensación de continuidad, de ser un eslabón nada perdido.
      Un abrazo,

  3. No importa si fue o no un sueño, de algún lugar real surge ese diálogo y esas confesiones. La introspección nos lleva a esos lugares que parece que hemos olvidado, esos lugares en los que todavía éramos simplemente piedras…
    Buen regreso, Anne, a la francesa, jejeje.
    Buena suerte y más que suerte!

    • MX, un saludo a la francesa, muy pesado…por lo menos tres besos en las mejillas! La introspección nos puede llevar muy lejos y puede resultar un ejercicio agradable o nada en absoluto! Te agradezco tu comentario.
      Un abrazo,

    • Rafael, lo de los besos, ni caso! Es un rollo. Te agradezco el comentario, nos vemos esta tarde en la presentación de tu libro. Hasta luego!

  4. Anne
    Não se deixa os amigos duas semanas sem notícias!!!
    Senti muito bem (o que às vezes é mais que entender) este teu escrito/descanso. Esta descompressão. Este fundir-se com a natureza como que para fundir-se com o tempo. O cenário ( do que eu conheço dessa regiâo de França) è perfeito para este encantamento. Que bem faz às vezes esse silêncio dos outros, quando só fica o som das coisa (e eu sou definitivamente um citadino…).
    Um bom regresso ao dia a dia.
    PS: um corpo que merece mais que o vazio da expressão. Uma boca serrada, onde afinal tudo deveria começar.

    • xico, tienes razón lo que he hecho no se hace! Pero me ha venido muy bien descansar del blog, llevo escribiendo en él más de dos años y me sentía saturada (contrasentido cuando se escribe por placer)
      Fundirse en la naturaleza, en sus raices, es un ejercicio muy relajante…da sensación de continuidad, renueva energías, me encanta1
      xico gracias por la bienvenida, te mando un abrazo.

  5. Querida Anne: una de las cosas que más me sorprenden de ti cuando escribes son las alegorías que usas y los sentimientos firmes que logras transmitir a través. Es siempre un gusto leerte. Es como una brisa en un día de bochorno. Me ha fascinado el racconto que hace la arena, protagonista silente de la historia. Me ha fascinado tu playa.
    Un abrazo siempre cariñoso (yo también he vuelto a tropezones, pero he vuelto)
    Nos leemos 😉

    • Querida chrieseli, es verdad que tener la arena de protagonista es un poco raro…pero me encanta, así como las piedras y me pregunto a menudo que nos contarían si pudiesen hablar. Gracias y un abrazo. Nos leemos,

  6. También yo he estado un tiempecito sin publicar. Uno de mis sueños, y no me preguntes por qué, es visitar algún día Normandía. Tu post me ha puesto los dientes largos. Besos.

    • Zambu, de vez en cuando viene bien descansar! Lo malo de Normandía es que suele llover…pero es un pais lleno de leyendas. Besos.

  7. la forma en la que describís esa sensación – tan dificil de describir – de fundirse con un espacio natural, ser parte de todo, conectarse y escuchar, es una alegoría muy precisa y muy bien utilizada, anne. me gustó mucho.
    abrazo,

    • g, fundirse con la naturaleza es como disfrutar de un rato de inmortalidad, una experiencia intensa al alcance de todos. Gracias y un abrazo,

  8. Rebienvenida. Yo no tengo tiempo ni de tomarme vacaciones.

    Otros, cuando se tumban en la arena, ponen la mente en blanco y cierran los oídos. Si leyeran esta entrada sabrían lo que se pierden.

    Ahora que lo pienso, tiene cierta lógica que te despidas a la francesa, aunque estaba seguro de que volverías. 🙂

    • Alan, hay malas costumbres difíciles de erradicar! Me da pena que no tengas tiempo de tomarte vacaciones aunque estoy segura que te sabes evadir estés donde estés. Gracias y un abrazo.

  9. Hola Anne. Aquí ando de regreso, intentando ponerme al día con los blogs amigos. Hermoso sueño (o no) el que narras. Me gustó el discurso de la arena mientras se amoldaba a tu piel. Se me ocurre que esos recuerdos son como las mareas o como las olas. van y vienen, a veces dulces como dos niñas haciendo castillos, luego acres como la roja sangre que alguna vez la cubrió. La arena inmortal debe tener mucha necesidad de ser escuchada, pienso. Gracias por contárnoslo.

    • Blopas, estamos en la misma situación! Me gusta mucho lo de tener recuerdos como mareas, muy poético! Gracias a ti por leerme! Un abrazo,

  10. Que increíbles historias debe de guardar esa tierra normanda. Quizá me quedo con la de la vikinga que la alcanzó exhausta. Un poco de sangre vikinga corriendo por tus venas… Me he tumbado a tu lado en estas tibias arenas. saludos

    • Concha, la verdad es que las tierras normandas tienen muchas historias…como cualquier pedazo de mundo. SE estaba muy a gusto tumbada encima de la arena, un abrazo.

    • Ana Maria, me gustaría tener una mente menos soñadora y mas practica pero creo que soy un caso perdido! Gracias y un abrazo.

  11. Que precioso relato, me ha encantado como fuiste describiendo cada hecho, cada escena… la arena testigo de tantas vivencias, que se quedan para siempre.
    Un abrazo Anne.

  12. La ausencia esta justificada por momentos así. Si un lugar te hace sentir y recordar todos esos momentos y a todas esas personas es que has encontrado (o en tu caso has vuelto) a tu lugar. En mi caso he desaparecido en un paisaje mediterráneo. Nunca me cansaré de la luz que se siente allí. No es mi lugar de origen, no vivo allí; sin embargo podría decirse que es ” mi lugar”.
    Un abrazo de nuevo Anne

  13. Magnífica y esperada -al menos por mí- evocación de tus más íntimos recuerdos con la historia reciente de la humanidad. Reconozco que leo más de una vez tus textos porque me gusta no perderme nada entre líneas. Un placer tu regreso aunque sé que siempre estás ahí.
    Besos.
    P.D. Me encanta Edvard Munch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s