Soliloquio en blanco y negro. Poesías publicadas en español y en francés. Séptima entrega.

Portada Juanjo Fernández.

Cuando el sol calienta los barrotes al rojo vivo,  la sombra de tu mano surge en el espacio que tiembla, dulce cueva donde me cobijo.

Cueva llena de caricias agazapadas en los recovecos de una piel que no siente.

Iluminada por los rescoldos, dibujo en su techo, la silueta de tu cuerpo con el hollín de mi mente, y con mi sangre coloreo el silencio.

 

 

 

Te esperaba desnuda en la oscuridad. Tumbada sobre la otomana, me alumbraban las llamas de la chimenea.

Me adivinabas. Sin quitarte el abrigo, te sentabas en la butaca frente a mí. Encendías un habano.

Tu mirada me acariciaba lentamente, se paraba en mis caderas.

Mi cuerpo lleno de murmullos, las llamas crepitaban.

Me giraba hacía ti, lánguidamente, porque sabía que tal era tu deseo.

Reposaba la cabeza sobre el respaldo, una mano bajo la nuca. La otra, guiada por tus ojos, acariciaba mis pechos, los retenía en su palma, los moldeaba y los erguía.

Cuando aspirabas el humo del habano, tu rostro se volvía cobrizo como el de un esclavo.

Mi mano seguía bajando, dibujando arabescos.

Tu mano se unía a la mía, mano salvaje y dulce explorando la jungla de mi vientre.

El puro se consumía en el cenicero, las formas reconocibles se hundían, el latido del mundo se quedaba suspendido en el borde de mis labios.

Edward Munch. The kiss.

 

 Lorsque le soleil chauffe les barreaux au fer blanc, l´ombre de ta main surgit dans l´espace qui tremble, douce caverne où je me réfugie.

Caverne de caresses cachées dans les plis d ´une peau qui n´est plus.

Illuminée par la rougeoiement des braises, je dessine sur son toit la silhouette de ton corps avec la suie de ma pensée, et avec mon sang  je colore le vide.

 

 

 

Je t´attendais, nue dans l´obscurité.  Allongée sur l´ottomane, les flammes de la cheminée dansaient sur le mur.

Tu ouvrais la porte de la rue, une bouffée d´air froid entrait avec toi.

Tu me devinais. Sans enlever ton manteau, tu t´asseyais sur le fauteuil qui me faisait face. Tu allumais un cigare.

Ton regard me caressait lentement, s´appuyait sur mes hanches.

Mon corps rempli de murmures, les flammes crépitaient.

Je me tournais vers toi, languide, parce que je savais que tel était ton désir.

Je laissais tomber ma tête sur le dossier, une main sous la nuque. Avec l´autre, guidée par tes yeux, je caressais mes seins en les faisant frémir.

Quand tu aspirais la fumée de ton havane, ton visage devenait cuivré comme celui d´un esclave.

Ma main descendait encore,  dessinant des arabesques. Ta main se joignait à la mienne,  main sauvage et douce explorant la jungle de mon ventre.

Le cigare se consumait dans le cendrier, la forme des choses chavirait, la pulsion du monde suspendue tout auprès de mes lèvres.

22 pensamientos en “Soliloquio en blanco y negro. Poesías publicadas en español y en francés. Séptima entrega.

  1. Anne no te preocupes por lo que podamos sentir, tus versos están llenos de pasión, y al leerlos algo cambia en nosotros, algo se mueve desde dentro, y esta es una sensación, que no se consigue fácilmente.
    Esta séptima entrega, como todas las anteriores, me fascina y sobrecoge.
    Un fuerte abrazo, querida Anne.

    • Mercedes. agradezco tu comentario, tan alentador como siempre. De hecho me conmueve que me digas que “algo se mueve desde dentro”. Lo que me preocupa es que la poesía no es un género literario que goce del aprecio de los lectores (…y menos cuando se trata de una “poetisa” tan inexperta como yo! ), y me da miedo aburriros con tantas poesía seguidas… pero así lo exige mi librito. Menos mal que es corto!
      Otro fuerte abrazo para ti. querida Mercedes.

  2. La pasión, la ternura, y una nostalgia se vierten sobre los poemas. Me gana la pasión y leo con delicia los escalones de la entrega, mientras el habano se consume. Bajo el rojo, laten los grises, escondidos y fieros… un a brazo y un beso Rub

    • querido rub, estas poesías son muy pasionales… un poco de pasión no viene mal después del purgatorio del dolor!
      Un abrazo,
      Anne

  3. Me ha encantado el beso de Munch, y el de Anne. Ambos expresan de una forma muy real la pasión de los besos, de las caricias, del cariño, de la entrega mutua. Felicidades.

    Saludos.

    • Alan, el beso de Munch es una preciosidad de compenetración en todos los sentidos. Me encantaría acercarme con mi escritura, aunque sea un poquitin, a este sentimiento de entrega que tan bellamente ha sabido expresar Munch en su obra.
      Un abrazo,

    • Carlos, acepto tu cumplido y con mucho gusto! Me da mucha alegría que te haya gustado esta prosa poética… un tanto sensual!
      Un abrazo,

  4. Me encantan estos versos, ya leídos y escuchados de tus propios labios. Cuanta fuerza, cuanta pasión en blanco y negro. Un saludo

    • Concha, como buena amiga que es, me acompaño a un recital de poesía donde tenía que recitar unos versos, estos entre otros. Estaba muerta de verguenza y Concha me dió su apoyo, sin él cual no sé si hubiera tenido el valor de salir a recitar! Así que gracias de corazón, querida Concha… y muchos besos.

  5. En mi casa, con el frío que hace, no creo que pudiera esperar a nadie desnuda sobre una otomana 🙂 Bromas aparte, me ha gustado el poema. Muy intenso. Me quedo con:

    “dulce cueva donde me cobijo.

    Cueva llena de caricias agazapadas en los recovecos de una piel que no siente.”

  6. Anne
    quando os sentidos apagam a luz ao pensamento. Quando a entrega é procurada e desejada. Quando 1+1=1.
    E é aqui que este Munch não me parece tão conseguido. Este beijo não tem a força suficiente para nos mostrar que aqueles dois corpos se tornam num só.” Las formas reconocibles… NO… se hundian”.
    um abraço

    • xico,
      cuando 1+ 1=1 ,yo por lo menos lo veo todo borroso … como si el mundo real se hundiera! Bromas aparte, el cuadro de Munch transmite en todo su esplendor esta unión de alma y cuerpo tan deseada. Estoy disfrutando mucho buscando cuadros de Munch que expresen lo que es tan difícil escribir.
      Un abrazo,

  7. La comunión, la no común-unión de los cuerpos en almas entrelazadas, en la saliva de las sin palabras, en el desguace de los cuerpos sostenidos por los versos de la piel.

    La incandescencia eternamente flamígera. El deseo apasionado de vida a dos, a uno en no común-unión.

    SEMPER FIDELIS a la melodía que acuñas en tu asilvestrado lenguaje y corazón versado Anna :))

  8. Qué forma tan sútil y delicada de describir una escena de amor frente a la chimenea. Ambos ardían como esas llamas, y se abrasaban dejándose llevar por la pasión…
    Me ha encantado esa frase final: …”el latido del mundo se quedaba suspendido en el borde de mis labios.”
    Simplemente preciosa…si no te importa, me la guardo 🙂
    Un placer leerte Anne! volveré…seguro…muakkkkkkk!

  9. Anne, tus palabras estan cargadas de una fuerza viva que estremece. Me hubiera gustado oirlas, en tu recital y envidio a Concha que pudo hacerlo… lo imagino.
    No solo escribes bellezas, sino que tambien eres valiente.
    Un abrazo admirado!

    • Ana Maria, valiente, valiente… lo que se dice valiente, no soy! Me empujan a ser menos tímida! Te agradezco mucho el comentario y te mando un fuerte abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s