Vida y muerte de las estatuas.

Vida y muerte de las estatuas. Victoria Diehl.

 

 

Me llamas muerte en el alma, hielo, ¡si supieras cuanto me gustaría sentirme tal y como me describes!  Un muerto dejó de sufrir, el hielo no teme la descomposición que tan lentamente me corroe. Nunca entendí el significado de la palabra tiempo, péndulo de luz y de sombras, ni el escenario donde se mueven  los otros amparados tras cortinas rojas, color de la pasión, color crucificado sobre mi piel. Mi morada es fría, una planicie verde de  cansancio donde acampa el desamparo. En cuanto a la ira y al resentimiento ¿Cómo podría un corazón al que le cuesta sobrevivir albergar tales sentimientos? ¿Cómo podrían besar unos labios donde la sangre  arrastra la muerte disfrazada de carmín, y amar un cuerpo cuyo dueño es el abandono? ¿Cómo?, dime, tú que no eres más que la sombra de lo que fui.

21 pensamientos en “Vida y muerte de las estatuas.

  1. Desamparo, dolor, desgarro para una vida que no parece existir.
    Frío en el alma y en el cuerpo, en esos labios que no podrán devolver un cálido beso.
    Fantástico este texto, no puedo añadir nada más.
    El trabajo de Victoria con el que ilustras el texto, conmovedor
    Un abrazo querida Anne.

    • Mercedes, en realidad la que es fantástica es la fotografía. Al contemplarla me salió solo el texto.
      Un abrazo querida Mercedes

    • luz dorada, deseaba expresar que hay seres que vampirizan a otor y les dejan inertes como estatuas que tienen el defecto de sentir.
      Un abrazo, querida luz

  2. Tomas a la estatua y la haces vivir. Ay de sus lamentosmos que se abren en lo siguiente:Cómo podrían besar unos labios donde la sangre arrastra la muerte disfrazada de carmín, y amar un cuerpo cuyo dueño es el abandono? ¿Cómo?, dime, tú que no eres más que la sombra de lo que fui.
    breve, intenso escalosfriante y una advertencia, pues quizá el dia de mañana lo seremos…
    beso y abrazo querida amiga Rub

    • Si te fijas, rub, no es una estatua, esuna mujer que se está convirtiendo en estatua. Una metáfora virtual escalofriante! Esperemos quedarnos vivos hasta el último momento y no convertirnos en muertos en vida.
      Un beso y un abrazo a mi amigo poeta.

  3. Mi morada es fría, una planicie verde de cansancio donde acampa el desamparo. Bello Anne, cuando lo leo me transporto a esos lugares de la patagonia donde a veces parece estar en otro plano, al borde del abismo entre la vida y la muerte, allí donde el viento cobra vida y el alma del caminante escucha una música diferente…, donde el hielo es eterno y se quiebra y se descompone en las manos de la tierra…, en definitiva: Hay un principio del tiempo y un fin, que vuelve a generar a su vez un principio. Esto ultimo creo que tiene que ver con Borges…
    Un beso y gracias por la profundidad de tus letras…
    C.

    • Carlos, es verdad que en mis últimos relatos acampa el desamparo (qué bonito!) y también es cierto que cuando uno se encuentra en algunos lugares de Patagonia se encuentra confrontado con uno mismo. Me pasó y me enriqueció.
      Gracias a ti por leerme.
      Un abrazo,

  4. La verdad es que la imagen impacta, pero me ha impactado mas ese chorro de poesía que trasladas a palabras. Impresionante. Un saludo

  5. “Un muerto dejó de sufrir, el hielo no teme la descomposición… y nunca entendí el significado de la palabra tiempo”

    Sí, la vacía mirada refleja eso, el resto de la imagen el desgarro del vivir sin esa mirada.

    Es impactante, comprime el pecho pensar que en ocasiones somos estatuas o nos rodean estatuas.

    Un beso

  6. La túnica del tiempo ondea en los vampíricos besos en los que nos han sumergido; esos roba-vidas a cambio de Corazones abiertos.

    Trueque de nosotros por un pedazo de sueño en la piel de un bosquejo.

    Almirante: Ausencia y General de los Ejércitos : Alma Errante

    Preciosa cántiga , querida y apreciada Anna :))

  7. Juan, te agradezco el comentario de corazón. Estoy intentando hacer una serie de retratos de mujeres, podrían ser hombres, que sufren. Y que levante la mano el que no se ha sentido estatua alguna vez o rodeado de estatuas.
    Un abrazo,

  8. Anne
    E quando no caminho pararam e olharam para trás, descubriram-se transformados em estátuas de sal.
    O passado leva-se connosco no caminho. Ele fica no tempo e no espaço que teve, mas a sua história acompanha-nos como uma mão que sentimos ao de leve tocar-nos as costas, um pouco acima da cintura.
    Enquanto sentirmos que nos tocam, não seremos estátuas.
    um abraço

    • xico, creo entender que me dices que el pasado nos acompaña y que gracias a nuestros recuerdos nunca seremos estatuas. Es cierto, ya que el presente, en cuanto lo nombramos, ya es pasado. Nuestra experiencia vital nos hace más humanos y afortunadamente solemos aferrarnos a los buenos recuerdos y no a los malos. El tiempo borra las penas pero hay que darle tiempo al tiempo.
      Um abraço

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s