Acerca de Anne Fatosme

Francesa escribiendo en español. Raro. No tanto. Escribir en un idioma que no sea el materno tiene ventajas e inconvenientes.

La mayor ventaja, a mi juicio, es una gran libertad a la hora de hacer uso de las palabras. Al haberlas aprendido en la adolescencia, y no en la niñez, pierden mucha carga represiva.

Los  inconvenientes residen, en mi caso por lo menos, en una mayor lentitud a la hora de escribir, (al no poseer la misma riqueza de vocabulario), y en cierta dificultad en encontrar una sintaxis, una sonoridad adecuada. Pero, a su vez, estos escollos obligan a reflexionar más sobre el lenguaje, a trabajarlo con ahínco, convirtiendo la escritura en un trabajo artesanal donde, siendo de naturaleza perfeccionista, me encuentro como pez en el agua.

PS: Sin embargo, no todo es tan idílico. ¡Tengo una dura pelea con los acentos de difícil resolución!