Diario de Ana A. 11 de julio del 2013.

Imagen

Después de haberse aburrido horas y horas recorriendo en coche autopistas tan rápidas como insípidas, Ana A ha llegado a Baden Baden.
¿Baden Baden? No, Yalta. Chejov y » La señora del perrito» se pasean allí, misma atmósfera, mismo tempo. Ana A está feliz, está viviendo el cuento. Mejor aún, es la señora del perrito. En su diario ha escrito un pequeño poema para recordar el momento.

Un hombre lee atento y solo
un cuento de Chejov.
Bajo cielo de estaño
señora rubia con boina
pasea perrito de Pomerania.

Flores de magnolio
caen en espiral
sobre el libro abierto.
El lector levanta la vista.
Silencio blanco…

Está en Yalta,
se llama Dmitri Dmitrich Gurov,
ella Ana Serbeyevna.
El mar contra el malecón
rompe silencios
de moléculas en movimiento.

Imagen

Tchin Tchin desde Baden Baden.