Encadenados.

 

Partículas elementales

era tu presencia a mi lado

tu cuerpo rozando el mío

el aroma de tu rostro

imbricado en el hueco de mi cuello.

 

Partículas elementales

es el beso que nos dimos

en este cine tan culto,

fila 7, butacas 26 y 28,

si mal no recuerdo.

 

Partículas elementales

en versión original,

un beso largo, largo,

con rayas en la pantalla

chirridos y chasquidos en la sala

 

y dentro del beso, no él de la pantalla,

sino del nuestro: silencio, deseo y dulzura,

partículas elementales en el foco del proyector.