Habitar mi destino…

antonio-merini-04

Fotografía Antonio Merini.

 

Habitar mi destino,

piel y venas al viento,

(sin imposición alguna

de terrestre abstinencia)

oír el pulso del mundo

el oído pegado

al la tela de indiana

donde tu mano descansó,

apresando la mía,

alisando mis miedos,

tú, que desapareces

cuando despunta el alba

detrás de los espejos

cóncavos de mi mente.

Una poesía para mi padre.

olivet-by-gerard-laurenceau

Gerard Laurenceau.

 

 

Partícula elemental
es el canto rodado
que cada año
coloco sobre la tumba de mi padre.

Partícula elemental
es este otro,
que me gustaría tirar a la quietud del espejo,
cuyo silencio me rompe y me hiere.

«Tus ojos son el mar donde navego»,
me susurrabas, timonel de tu destino,
cuando me acunabas entre tus brazos.

Partículas elementales,
estas palabras que pintaste
en el iris de mi mente, acuarela
demasiado fresca para una barcaza que se hunde.