Juego de espejos.

Helmut Newton.

Espejo, espejito mío,

¿No oyes como llueve dentro de mí?

Espejo, espejito mío

¿No oyes la soledad pegada a mis labios?

Espejo, espejito mío,

¿Dime que será de mí

cuando la tersura de mi piel

solo sea un recuerdo,

cuando la vida me haya hundido

en sus surcos y sus moratones?

¿Qué será de mí, que fui madrasta a mi pesar,

que no supe amar ni ser amada?

¿ Dí, que será de mí?

Incógnita de la vida,

enigma de espejos.

Mientras tanto te ofrezco mis labios,

campo de labranza,

mi corazón partido,

mi alma ¿un esbozo, un sueño?

Espejo, espejito mío.