Ceremonia en el jardín salvaje. Flor de limonero.

006-06-flor-de-limonero-2010

 Flor de limonero. Pilar Pequeño.

Delirio giratorio
bajo la flor del limonero,
libar su opulencia
hasta perder el sentido
hasta perder la piel
hasta la mudez
hasta la sordera
hasta el vacío blanco
fuera del surco devastado
donde en mí, es piedra.

Todo es ceremonia en el jardín salvaje de la infancia. Pablo Neruda.

 

Rosa de mí.

 

942235_10201219182181581_368543113_n

Fotografía Anne Fatosme.

Cuando la tarde se abre, calada de oropel,

y mi sangre se alondra,

vuelo hacía el jardín de mi infancia.

Tras la niebla del portón,

el universo manda señales

desde el brillo de un ojo de cristal.

Bajo los brochazos de un otoño, dulce y cruel,

el olor de la tierra oscura, todo lo penetra,

el cielo se vuelve pasadizo

y mi corazón expande

el botón de la rosa,

baile de volutas

despliegue de pétalos

dulzura bajo las espinas

languidez en la derrota,

baile al compás

de un rumor a muerte,

granizo sobre el zinc,

baile de un insomnio malva,

pliegues de satén,

azul  desvaído de unos pasos que se fueron,

tan a la sombra de las jovencitas en flor,

tan lejos de Guermantes

y  tan dentro de mí.

P.S. Esta rosa vive en mi terraza, la cuidé, la regué, le puse abono, le dí mi cariño, la fotografié y le escribí un poema. Su belleza, aunque perecedera, lo merece.

«En nuestra vida hay un solo color es el color del amor». Marc Chagall. 2)

The woman and the roses. Marc Chagall.

Hoy, uno de mayo, ella se siente flor,

un ramillete de lirios del valle

decenas de campanillas blancas

de textura frágil e intensa fragancia

rizando la brisa de ráfagas de alegría.

Ella quiere ser eterna primavera,

la primavera de su dulce remero,

quiere esperarlo tendida entre pétalos de rosas

y brillante follaje, lacia y envolvente como las lilas,

quiere regalarle la luna, abrochársela en la solapa

para que él nunca olvide su sonrisa,

para que  no se sienta solo en el azul de la noche,

para guiarlo hacía su cueva secreta, mullida y tibia,

entre  brumas opalescentes de amor.