Diario de Ana A. 21 de julio del 2013

EPV0088 copia

El viento silba y se precipita dentro de los oídos de Ana A. Se propaga en circunvalaciones, se vuelve eco,  oscila sobre la onda expansiva donde yace el deseo  y nace la tormenta. Misma cuna, misma violencia. Sobre el rostro de Ana A, nada se mueve. Todo está bajo control, Ana A, de eso me encargo yo, le sopla  la niña rara, la niña almidón, aprovechando la última ondulación. Dentro muy dentro. Fuerte muy fuerte.

helnwein_child15

 

Obra de Gotlfrield Helnwein.