No te vayas.

Olivier Valsecchi. Dust.

El  agua de la ducha resbala sobre su cuerpo. La luz del techo, tamizada por unas cañas de bambú, se difumina en una niebla de vapor ondulante. Unas  manos lo reinventan. Se deslizan en abanico por los hombros, se aferran a la espalda,  se cuelan por los costados. Dibujan los pectorales, los aprisionan en círculos endurecidos en su centro, deteniéndose lo justo, ansiosas por deslizarse por las costillas. Las uñas se afanan sobre las nalgas, arañándole la piel.

Se despierta jadeante encima del sofá, rodeado de negrura y silencio.  Está solo, no fue capaz de decirle te quiero, no te vayas, no me dejes.

Enciende la televisión, quita el sonido. Una nube de cenizas cubre la pantalla gigante. La oscuridad se tiñe de gris, la ceniza lo traspasa todo. La luz mezquina agrieta los contornos. Acurrucado en la blandura de los cojines apoya la frente entre sus  brazos cruzados. Quiere escapar de su cuerpo, planicie reseca carente de sentido.

Una melodía subterránea aflora en su cabeza… Al son de sus acordes se levanta. Le flaquean las piernas. Empieza a bailar, a dar vueltas y vueltas.  Se extravía encima de la alfombra cercado por  una grisalla que engulle. Se ahoga en medio del ambiente enrarecido. Cierra los ojos, quiere olvidar, los malentendidos, las horas que matan, las tierras quemadas…  gira y gira hasta perder la cabeza, hasta  moverse con el universo, vislumbrar atardeceres  rojos y negros, ver la sombra de ella a contraluz y caer lánguidamente a sus pies. Alza los brazos y los ciñe  alrededor de su cintura vibrante. Se derrumba abrazado a un vacío relleno de hollín.  Como un perro olfatea el cojín adamascado donde ella se abandonaba. Está frio y huele a polvo.

PS: para ver el video, hay que cliquear » Ne me quitte pas» subtitulos en español.