En el oro del espejo.

Mayumi Terada. Dresser.

 

En lo más profundo del espejo

se detienen los pasos de tu ausencia;

el silencio runrunea sin prisas

bajo la caricia de gestos antiguos.

Por las cerraduras  del tocador,

se escapan  mil y unas tardes,

el aroma  de tu cuello, el cosquilleo de tu barba,

la palma de tu mano, mi cabeza apoyada  sobre ella,

la humedad del musgo y por debajo, un valle.

En lo más profundo del espejo

retumba el  gong dorado y sordo de mi talle,

incienso  de verano, enigma de tu rostro,

sobre mi cuerpo inclinado en el oro del tañido.