Visitando Normandía. Mi jardín (2).

 

 

De: Anne

Para: ti 

Enviado el: viernes, 15 de julio de 2011

Asunto: Ánima

__________________________________________________________________________________________________________________

 

He vuelto al leer el mail que te mandé y me doy cuenta que te he descrito mi jardín como si fuera inanimado, pero  mi jardín gime cuando el viento se cuela entre los pinos, se reviste de los crujidos de un vestido de muaré cuando la brisa aflora las hojas de los chopos de Holanda, la humedad de la noche lo  llena de estelas plateadas , huele a clorofila , a salitre, a tierra fecunda, los abejas llenan los parterres de su zumbido, borrachas del néctar de los lirios, del azul de las lavandas, los peces del estanque asoman la cabeza fuera del agua, se tragan un mosquito, se hunden de nuevo en medio de círculos concéntricos, la luz atraviesa las alas de las libélulas, las patas finas de las mariquitas cosquillean el dorso de mi mano mientras encojo como Alicia, los caracoles se pegan a la rugosidad de la hiedra, dos palomas gordas se arrullan, una nube de plumitas blancas  se cae en espiral al ritmo suave de su gorgojitos, una pandilla de cuervos ensombrece el cielo,  el gallo  del vecino  canta a mandíbula batiente, (¡sí mandíbula!), en el subsuelo carcomido por el topo, trotan caballos salvajes, late el mar y mi corazón lleno de semillas.