Luna negra.

“Esfera de color y círculo” Rodchendo.  “Círculo negro” Malevich.

Hoy la luna es negra, le decías a tu madre cuando  tenías miedo.

Hoy no hay luna, me comentas con voz abatida.

Es medianoche, las persianas están echadas y la verdad es que las únicas luces que brillan en la oscuridad son las de las agujas de tu reloj de pulsera:  la de las horas, la de los minutos y hasta la de los segundos;  al regalártelo sabía que te haría ilusión poder controlar hasta las milésimas de segundo, a ti que disfrutas midiéndolo todo… el tiempo…  el alcance de tus palabras, (tú tan parco en su uso)…  los abrazos,  (aunque ahora que lo pienso:  comprarme un sacapuntas nuevo, al darte cuenta que el mío se ha roto, que no me falten nunca cartuchos de tinta, y explicarme, una y otra vez,  como funciona este dichoso ordenador, todas  estas atenciones son los abrazos con los cuales me colmas a diario).

Hoy, es luna menguante en la esfera de tu reloj, un gajo brillante que alumbra la luna negra del lunar de tu antebrazo, luna de mil y unas noches.

Has empezado a respirar acompasadamente como solamente lo haces cuando duermes. Acerco mi mano para acariciar el contorno de tu rostro, mi mano se queda en suspenso tan cerca de tu mejilla,  que la tibieza de tu piel se infiltra en la mía. La retiro por miedo a despertarte.

Me levanto de la cama, abro la puerta del pasillo. La luz de los focos del techo traspasan el cristal de una fotografía nuestra.  Andamos sobre una arena muy blanca. Tienes el pelo revuelto y yo una  melena tan larga, que tapa mis pechos adolescentes. Huele  a océanos sin fin, nuestros besos saben a sal, tu piel a mareas vivas…y  mi cuerpo está tan pegado al tuyo que  siento el ardor de tu piel quemada por el sol.

Tú quemado, y yo doradita, porque claro, al tener la piel tan blanca, me habías comprado una crema protectora, crema que  aplicabas minuciosamente, y muy a menudo,  sobre la superficie de mi cuerpo, sin olvidar ni una parcelita, sin reparar en el tiempo… –  para que no te quemes-  me decías al oído con una voz tan dulce que ahora entiendo porque la conjugación del verbo amar es tan compleja, porque ningún manual, por muy sesudo que sea, la puede abarcar, de no ser que sus fuentes provengan de un atlas muy completo, el del universo.

28 pensamientos en “Luna negra.

  1. ¡Qué bonito! Me han gustado especialmente esos abrazos alternativos, esos que no se suelen reconocer como tales. Y lo son, claro que lo son. Aunque sean rutinarios. A pesar de que lo sean.

    Saludos.

    • Abrazos alternativos…bonita expresión Alan. No los valoramos en su justa medida. Gracias Alan.
      Un abrazo…bloguero!

  2. Ya me gustaría, ya, que alguien se preocupara de cambiarme los cartuchos y me solucionara todos mis problemas informáticos, ¡qué gusto!

    Me quedo con estas líneas: “ahora entiendo que la conjugación del verbo amar es tan compleja, que ningún manual, por muy sesudo que sea, la puede abarcar, de no ser que sus fuentes provengan de un atlas muy completo, el del universo.”

    • Zambullida, aunque no suenen muy románticos, unos pequeños gestos pueden ser una muestra de un amor sincero.
      Un abrazo,

  3. Anne, hace dias que no te visitaba (disculpame) y ahora que te pongo este parentesis pienso en tu segundo parentesis y en todo lo que tocas con tus palabras. Porque me has tocado, me has dicho muchas cosas… El amor en el tiempo, como el sol en la luna, aunque se tapen, siguen ahi.
    Muchas cosas que me han tocado: gracias!

    • Ana Maria, me encanta volver a encontrarme contigo! Y me emociona que mi escrito te haya sugerido todo lo que cuentas.
      Un abrazo,

    • Rafael, depende! Puede haber parcos en palabras y en hechos…horrible! o generosos en hechos y palabras…misión imposible!

  4. El sol de verano llega con toda la fuerza allí por esas tierras, tus letras lo demuestran a la luz de la luna…, como siempre buenísima…
    Hay un tema que encontré después de escucharlo por favor bórralo…
    Como siempre un saludo grande…
    C.

    • Carlos, soy muy poco obediente! Como voy a borrar esta canción que es toda ternura! Un regalazo que te agradezco de corazón! Espero me perdones. Gracias por el comentario y por el gesto.
      Un abrazo,

  5. Os he dicho en alguna ocasión anterior os he sentido con mayor soltura en vuestros textos; en éste, al igual que en los anteriores, seguís siendo fresca al escribidles, permitiendo la continuidad en la narración, entrelazando las ideas sin permitir que éstas aparezcan de forma espontánea, lo que enriquece sin duda al texto.

    Abrazo Anne

  6. Los gestos, los detalles, los roces, la magia de las pequeñas cosas es la que nos hacer ser grandes y sentir en plenitud. Estamos vivos y no nos damos cuenta.
    Bellísimas palabras las tuyas. Un beso. Raf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s