Prisas y sueños.

Ópalo de pureza. Jose Carlos Cataño.

Madrid-Barajas. Terminal 2. Once y diez. El avión sale dentro de media hora. No ando. Corro. La maleta se tambalea. Sacó la tarjeta de embarque. Me quito los zapatos, el reloj. Los pongo con mi bolso en una bandeja. La deposito junto a la maleta encima de la cinta. Paso por el arco, no suena. Recojo mis pertenencias. Me pongo los zapatos, el reloj. Empuño el bolso y la maleta. Puerta E76.  Embarco en el último momento. El corazón bombea en mis oídos. Asiento 11A.  Mi bolso roza la calva del 11C. Mirada furibunda. Me excuso. Me siento. Me abrocho el cinturón. La señora del 11B crispa una mano encima de mi reposabrazos. “Tripulación de cabina preparada para el despegue”. Los motores suben a su máxima potencia. Un niño llora. El avión rueda sobre la pista. Despega.

Se eleva.

Atraviesa un banco de nubes. La frente apoyada contra la ventanilla, el tiempo se detiene. Los ruidos se amortiguan, las nubes van cediendo paso a un azul sin sombras. El sol en huelga de otoño se cuela por el escote de mi blusa iluminando mi piel de prismas dorados. En el fondo de un escenario vertical un rostro  enmarcado por dos trenzas rubias se alza hacía una vidriera. En las grietas negras del marco anida el moho de la rutina. El iris  azul y poroso de nuestros ojos hace añico el entramado de plomo de la ventana. La geometría imparable de las horas estalla reconvertida en aureolas violetas de vuelo ascendente y curvo. La piel translúcida de la niña ronronea adherida a mi pecho. Llevadas por el calor de los alisios almacenamos en la caja negra, la frialdad de la piedra, el eco  de una voz, la rigidez de una sábana almidonada, el sonido agrio de la campana, la estrechez del espacio. Sellamos la tapa de las incidencias dispuestas a soñar en el centro inexacto de un momento esquivo y malva.

29 pensamientos en “Prisas y sueños.

  1. Anne
    Sinto no que tens escrito ultimamente, um pensamento mais poético e menos pesado (negro) do que vinhas fazendo há uns meses. E continuo a sentir mais facilidade nos textos em prosa- Parece que tudo sai mais fluido, mais fácil. A escrita poetica não pode ser um texto rasgado em versos. Tem de vir como a música a nascer na cabeça de quem a compõe. Escreve-a sempre que ela chegar assim…

    • xico, es cierto que ahora escribo con más facilidad. Sin embargo creo que mi escritura se ha vuelto demasiado “femenina” en el mal sentido de la palabra. Me gustaría escribir más sencillo.
      Un abrazo,

  2. El Arco Iris de los Sueños amanece cada vez que les otorgamos presencia cierta.

    El ruido del diario acontecer los distancia sin más.

    A veces el zumbido constante y un altitud nebular los dá opción y emergen necesarios, raudos a presentarse como palomas mensajeras que hubiéramos extraviado.

    Gracias por el Arcoiris literario que sobrevuela la mundanidad del trayecto: Sueños versus Mundis …

    Un saludo gravitatorio especial Anna :))

    • Alfonso, si conseguimos hacer abstracción del entorno y nos pegamos a la ventanilla, volar es una experiencia muy regeneradora donde los sueños se agazapan a las nubes.
      Un abrazo,

  3. Anne creo que tienes razón en cuanto a lo de tu escritura “femenina”… Pero no te preocupes, cada uno tiene su estilo y el tuyo es muy bueno. Otros quisieran escribir mas “complicado”.
    Chapeau por darte cuenta y por querer buscar nuevas alternativas a tu escritura.

    • netsnooper, a mi blog lo llamo probeta de experimentos. Ahora me siento más libre a la hora de escribir pero me falta esta pizca de aquello este montón de lo otro que no acabo de encontrar…pero no desespero.

  4. Sueños de viaje en un texto telegráfico, pero que desborda sensaciones, percepciones y en última instancia proporciona calma y unos mpomentos para disfrutar.

    Tu escritura surge libremente, sin formalidades excesivas y, personalmente, no la encuentro “femenina”, sino plena de emociones. Me hya gustado especialmente.

    Beso.

    • Ernesto, tus comentarios me dan aliento. Siempre. Te los agradezco de corazón, pero tengo que seguir buscando hasta encontrar una escritura que me satisfaga más. La horma de mi zapato.
      Un abrazo,

  5. Introspección. Después de la carrera, para llegar, sentarse, rozar con la bolsa la calva del sujeto. Empieza la imaginación a dar su vuelo por el fondo vertical, las trenzas y el marco plomizo, Prosa de descripciones y sensaciones… un abrazo querida amiga Rub

    • rub, un texto con dos velocidades: las prisas y la ensoñación. Me pasa mucho cuando viajo en avión: las prisas por llegar siempre al último momento y la ensoñación por las nubes.
      Un abrazo,

  6. Me trae bellos recuerdos esta entrada. Recuerdo claramente un amanecer colmado de nubes en el aeropuerto de Barajas muchos inviernos atrás.
    Un abrazo y gracias por este racconto.

    • chrieseli, me alegro haberte traido a la memoria un amanecer en Madrid. En invierno son muy bellos, llenos de matices.
      Un abrazo y gracias a ti por visitarme.

  7. La partida en un vuelo siempre genera prisas e inquietud. En pleno aire junto al cielo, todo cambia y la imaginación da lugar a todo tipo de ensoñación. Regresa la calma. ¿hasta cuando? hasta tocar tierra otra vez. saludos

    • minicarver, he tocado tierra hace un par de horas, verdad, y la media hora siguiente he estado apresada en un atasco!
      Un saludo,

  8. Un texto de contrastes como los negativos de una foto: el relato cronológico, la urgencia, la tierra y el mundo suspendido sobre ella, de la poesía y los sueños. En particular disfruto mucho de este estilo tuyo, pero entiendo tu búsqueda y solo voy a limitarme a disfrutar de ella. Un fuerte abrazo Anne!

    • Claudia, me encanta la ímagen de la foto, negativo, positivo! Me consta que entiendes lo de la búsqueda en la escritura.
      Un abrazo,

  9. Este relato me tranporta a mis horas enjaulada en una cabina estrecha obligada a otear por un hueco estrecho un espacio que no es ni tierra ni cielo. Que bien describes sensaciones y las mezclas con reflexiones poéticas. Esta escritura fluye como una cascada en medio de ópalos de nubes hermosas. Sensibilidad que no tiene por que ser exclusivamente femenina. Un saludo

    • Concha, la falta de espacio en cabina se compensa con lo infinito. Noto mi escritura atada con cinturón de seguridad, tengo ganas de cambiar de registro. No sé.
      Un saludo,

    • Gracias eduard,
      -“me busco y no me encuentro” dice mi estilo.
      A lo cual le contesto-“no te preocupes, seguiremos ensayando.”
      Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s